Mexicanidad y esquizofrenia. Un valioso ejercicio de autocrítica

mexicanidad1

 Mexicanidad y esquizofrenia es el título del más reciente libro de Agustín Basave, publicado en 2010 por Editorial Océano. Con esta obra, el autor se inserta en una tradición de pensamiento crítico en nuestro país cuya base es la autocrítica, tan necesaria y tan ausente. Al poner en evidencia la dualidad en el comportamiento del mexicano, Basave cuestiona la existencia misma de la mexicanidad y el sentido de pertenencia de los mexicanos a su propia sociedad.


En una entrevista hecha por Los Hijos de la Malinche a Carlos Monsiváis unos meses antes de su fallecimiento, el escritor afirmó, con su característica inteligencia y sentido del humor, que la identidad del mexicano era la credencial de elector o el pasaporte. Años antes, Octavio Paz había buscado y encontrado el origen de esa falta de identidad en el célebre capítulo Los Hijos de la Malinche de El Laberinto de la Soledad. De acuerdo con Paz, el mexicano era un ser surgido de la violación de la Malinche, “un hijo de la chingada”, lo cual lo ponía en directa oposición con su pasado y, por lo tanto, consigo mismo. Al gritar ¡Viva México hijos de la chingada!, el mexicano incurría en el paradójico ritual de la celebración desgarradora, haciendo fiesta de su sufrimiento.


Agustín Basave se reconoce heredero de dicha idea, e incorpora un concepto psicológico – la esquizofrenia, a su análisis del mexicano o, en sus palabras, mexiJano. La obra es fundamental como herramienta de autocrítica para cada uno de nosotros, de ahí que desde su título implique a la psicología y, por lo tanto, a los impulsos y pensamientos más profundos de cada mexicano. A pesar de tener un estilo e intención muy distintos a El Laberinto de la Soledad, Basave levanta también un espejo en el que todos los mexicanos debemos mirarnos, por más doloroso que ello pueda ser. Coincide en que tenemos un serio problema con nuestro pasado, como lo señaló Paz, pero también un conflicto con nuestro presente, derivado de la esquizofrenia que exhibimos en nuestro comportamiento cotidiano, caracterizado por un rechazo de la legalidad y una aceptación generalizada de la corrupción.


Roger Bartra señala en el prólogo a Mexicanidad y esquizofrenia el vicio de origen que ha caracterizado a las instituciones del sistema político mexicano: haber sido diseñadas para disfrazar un régimen autoritario de democrático. En consecuencia, la ley ha sido la contradicción de sí misma, pues ha creado una realidad alterna a aquélla que supuestamente debería regular. La Constitución, como mencionó Monsiváis en Días de Guardar, se ha convertido en una telenovela y los mexicanos hemos sustituido el cumplimiento de la ley por su evasión. Por medio de críticas a la génesis misma del Estado mexicano, a los mitos derivados del régimen posrevolucionario que aún invaden nuestra psyche y nuestro sistema político, a las prácticas corruptas de nuestros políticos, líderes sindicales y empresarios, y de la nada impoluta sociedad mexicana, así como a nuestro racismo y desdén contra nosotros mismos, Basave crea un ensayo desgarrador en el sentido más constructivo de la palabra. “No es que nos falte inventar a nuestro Quijote sino que no hemos ideado al personaje que lo reconcilie con Sancho”, dice el autor. Ello resulta de la disociación que existe en la mente del mexicano entre las esperanzas y la verdad. Al ser la verdad una serie de mitos revolucionarios y emancipadores, la realidad del mexicano se ha transformado en una gran pesadilla, donde las esperanzas frustradas sólo alimentan la tendencia hacia una nueva mentira. En ese mundo de fantasía derivado de una interminable imaginación para mentir y justificar la mentira, la corrupción se ha convertido en el aceite que hace funcional al sistema, como declaró frívolamente Miguel de la Madrid en la entrevista realizada por Carmen Aristegui. La implicación de ello, como menciona el autor, es que la ética se identifica con la inoperancia mientras que la corrupción es sinónimo de funcionalidad. La mayor debilidad del Estado de derecho mexicano consiste en estar diseñado de manera que resulte más costoso jugar limpio y respetar la ley que no hacerlo, lo cual esconde una paradoja: la inaplicabilidad de la ley. “He aquí las dos dimensiones del modus operandi de la corrupción mexicana: en la Constitución hay disposiciones que son prácticamente inaplicables, y en las leyes secundarias y reglamentos existen una gran cantidad de requisitos que hace sumamente difícil que el ciudadano o el usuario los cumpla. Ambas circunstancias contribuyen a distanciar la norma de la realidad y ambas propician que el vacío se llene con reglas no escritas.”


Los mexicanos vivimos sufriendo porque nuestro país es atrasado, porque sus políticos, líderes sindicales y empresarios son ineptos y corruptos, y porque nuestras instituciones políticas carecen de legitimidad y representatividad; pero al mismo tiempo damos mordidas, nos pasamos los altos, evadimos impuestos e ignoramos buena parte de nuestras responsabilidades ciudadanas. El mexiJano no parece tener conciencia del vínculo entre la responsabilidad individual y la colectiva; peor aún, las cree contradictorias. Ello deriva en un supuesto consenso nacional, que constituye la base del Estado, donde no parecen estar representados todos los intereses en juego. ¿Acaso es posible que intereses tan dispares, resultado de la profunda desigualdad que desgarra nuestro país, sean realmente representados bajo una misma entidad? No se trata de cuestionar la necesidad del Estado, sino la viabilidad y legitimidad de éste mientras sigan existiendo contrastes abismales en materia socioeconómica, resultado de la corrupción y de su fiel compañera: la impunidad.


 


México atraviesa por un momento sumamente complicado en el cual sus vicios se muestran ante nuestros ojos como una pesadilla que no tiene fin. La crueldad cotidiana de nuestro país, reflejada en la terrible pobreza y desigualdad, así como en la ola de la violencia que ha desatado la fallida estrategia de combate al narcotráfico, exigen que nos volquemos hacia nosotros mismos y llevemos a cabo un proceso de autocrítica. El libro de Agustín Basave resulta esencial para enriquecer ese ejercicio indispensable de REFLEXIÓN e INTROSPECCIÓN CRÍTICA. Sólo cuando reconozcamos que los políticos corruptos a quienes tanto nos gusta criticar provienen de una sociedad igualmente corrupta y valemadrista seremos capaces de enfrentar los enormes retos que tenemos por delante. Está claro que la sociedad mexicana tiene una enorme capacidad de organización y protesta, pero el verdadero cambio sólo llegará por medio de nuestro comportamiento cotidiano. Si los jóvenes reproducimos los vicios del pasado “porque así ha sido siempre” no cabe ninguna duda de que así seguirá siendo. Los países pueden cambiar en unas cuantas décadas si su sociedad y sus líderes se lo proponen, ahí están los ejemplos de China, de España y de Japón y Alemania después de la Segunda Guerra Mundial. No debemos caer en el conformismo determinista de decir que ellos son mejores que nosotros y olvidar que México es un país con una tradición de creación artística ininterrumpida de tres milenios a la que muchos países aspirarían. Sólo si creemos en nuestra capacidad de cambio como individuos, con los sacrificios y perseverancia que ello implica, podremos llegar a construir un país menos fantasioso y más honesto consigo mismo. No nos vendrá nada mal empezar a ser congruentes.

Colaborador: 
Hector Tajonar
 
Tags

Loading


Lo Más Visto

Micaela Agostini
Micaela Agostini nació en la ciudad de La Plata y a los siete años se mudó a la ciudad de Mercedes (provincia de Buenos Aires). Allí, bajo...
Literatura
Pablo Soberón
Soy un matemático formado en la facultad de ciencias de la UNAM. Antes de eso participé en la olimpiada de matemáticas, obteniendo...
Ciencia
Ignacio Padilla
Ignacio Padilla nació en la Ciudad de México en 1968. Narrador, editor y cervantista. Es doctor en filología por la Universidad de...
Literatura
Pablo Antolí
Born in Mexico City in 1985, Pablo Antolí is a London-based freelance photographer, multimedia producer and researcher. He is currently...
Fotografia
Bruno Binetti
Buenos Aires, 1988. Actualmente en Washington DC. Lic. en Estudios Internacionales (Universidad Torcuato Di Tella) y candidato a Master en...
Opinión
Reseñas

Opinión
Pedro David Llanos Vázquez
Egresado de Relaciones Internacionales del ITAM. Ex-miembro del Consejo Editorial de Opción. Ex-colaborador de México en el Mundo. El...
Literatura
DJ Sultán
Tras más de una década de ser DJ en múltiples antros, bares, cantinas, discotecas y reventones, el DJ Sultán recientemente se ha dedicado a...
Musica
Kristi Shade

Music
Taras Tsymbal
Taras Tsymbal es Fulbright Visiting Researcher en el Programa de Estudios Globales de la Universidad de California en Santa Barbara (...
Opinión
Maya Foley
Maya Foley is a franco-american amateur art critic living in Tunis, Tunisia.
Opinion

Relacionados

1
Literatura
2
Literatura
3
Literatura
5
Ciencia