La biblioteca de Alamut

inteligenciaAlamut

Cuenta en su libro W. C. Bartlett, Los Asesinos, que a mediados del siglo XIII un ejército francés, bajo las órdenes del rey Luis IX de Francia, llegaría al pequeño reino de Outremer, donde resistiría varios años de asedio. Poco sabríamos de ese ejército y sus años en el desierto, si no fuera porque en sus filas se encontraba un cronista que relataría los días de sed y de sol durante el sitio. Pero más allá de las narraciones sobre los días de guerra, en sus relatos se hablaba de un hombre que vivía en la montaña, y en cuyas manos tenía la muerte de todos los reyes.

Hasan-i-Sabah, conocido como "el viejo de la montaña", vivía en el castillo de Alamut en la cordillera del Elburz, al norte de Persia. Refugiado en un silencio profundo, Hasan-i-Sabah pasó largas horas en la biblioteca de Alamut, descifrando las pasiones de los hombres, y encontrando la forma para someterlos a su voluntad. Descubriría la descripción de "la noche de lo posible", una noche en la cual todos los deseos carnales del hombre son concedidos, y utilizaría esto para formar por primera vez en la historia a un grupo de asesinos profesionales.

Se creía en aquél entonces, que el viejo de la montaña preparaba una bebida a base de hachís, con la cual los hombres que la bebían caían en una alucinación y un sueño profundo. Aún en el efecto de la droga, los hombres despertaban en aquél palacio y jardín similar al del paraíso, y se encontraban en una orgía, envueltos en el humo que salía de las pipas de hachís. Al día siguiente aquellos hombres se volvían víctimas de Hasan-i-Sabah, que les prometía repetir la "noche de lo posible", siempre y cuando se volvieran "hashshashins" y estuvieran dispuestos a matar en nombre de él (de aquí proviene la palabra asesino: consumidores de hachís: hashshashin-assassin-asesino).

Aunque hoy en día se cuestione la veracidad de los ritos de hachís y orgías de los asesinos de Alamut, cierto es que los hashshashins encaraban la muerte con una frialdad extraordinaria. Y es por eso que el relato anterior tiene mucho que ver con lo que hoy en día se conoce como Inteligencia Artificial. Si tomamos como base que la Inteligencia Artificial es el conjunto de lógicas matemáticas, filosóficas y computacionales, que permiten la creación de diseños y sistemas capaces de resolver los problemas cotidianos del hombre, tomando como base su inteligencia. Entonces quizá el relato anterior pueda ser una de las primeras muestras de Inteligencia Artificial en la historia; la única diferencia, es que Hasan-i-Sabah, configuraba los deseos de los hombres, para crear un sistema, lógica, y filosofía de la muerte. En uno se programa un software capaz de resolver, en otro se programaba un deseo, para después resolver.

Pero no es en la similitud entre los hashshashins de Alamut y la Inteligencia Artificial donde radica la esencia del problema. Sino en su diferencia. Existe una terminología, o más bien un concepto dentro del mundo de la IA, llamado "singularidad". Esto se refiere al momento en el que las máquinas (o los sistemas computacionales) puedan reprogramarse, puedan reinventarse, sean capaces de construir su propio sistema sin la necesidad del hombre; en otras palabras, cuando la máquina evolucione, y ya no necesite más de nosotros. Así como se puede ver, las bifurcaciones en las posibilidades de este problema, parecen ser infinitas. Está la aplicación de sistemas cuyas capacidades sobrepasan nuestros propios límites. Imaginemos esto en una máquina destinada a desalinizar y en convertir potable el agua. Imaginemos esto en un software destinado a resolver los paradigmas del tiempo y espacio. Pero imaginemos esto en una máquina destinada al mismo fin de los asesinos de Alamut.

Aún en el más vil de los hombres, se encuentra un deseo escondido, una pasión que lo conlleva a actuar de manera despreciable. Despójalo de aquél deseo, quítale su "noche de lo posible", y esa pasión no será más que un precario sentimiento, sin más. Si Hasan-i-Sabah no les hubiera prometido el paraíso, quizá las noches en la fortaleza de Alamut hubieran sido juego de dados, conversaciones entre hombres frustrados. Y esa es justo la diferencia, ¿qué sucede si eliminamos el deseo que impulsa? ¿qué sucede si un software se programa para el más violento de los fines, sin más?

En el ensayo del 5 de Agosto del 2012 de la universidad de Cambridge, Artificial Intelligence- can we keep it in a box?, Vernon Vinge explica que la Inteligencia Artificial es una bomba de tiempo, quizá una bomba que no sea del todo dañina, pero a fin y a cabo, una bomba. Dependerá de nosotros ver cuál es su detonación, o más bien hacia dónde va dirigida. Quizá, como se explica en el ensayo, este sea nuestro último gran invento, pero quedará en nuestras manos si tal invención nos lleve a resolver los tantos problemas que hemos creado, o si por el contrario, dejamos que la máquina nos vea a nosotros como un problema, y por lo tanto nos saque del esquema.

Regresemos ahora a la biblioteca de Alamut, y a cómo es que terminó la historia de los consumidores de hachís. Se dice que la biblioteca de Hasan-i-Sabah era equiparable a la de Alejandría, y que tras diecisiete años de asedio mongol, por fin cayó (en el año 1256), a manos de Malik Yuwayni. Un historiador que estaba al servicio de los mongoles en Persia, y a quien se le permitió examinar la biblioteca para quedarse con lo que deseaba conservar. Así fue Malik tomando los libros de su deseo, salvando unos y echando otros al fuego. Como dice Bartlett, "es rara la vez que a un hombre se le presenta la oportunidad tan fabulosa para configurar la historia según sus deseos". ¿Y acaso no estamos justamente en ese mismo punto en el que estaba Malik? ¿Acaso no ahora queda en manos de los programadores, de los científicos, de los filósofos, de nosotros, en decidir qué libros van al fuego? Qué quedará de nosotros, depende en cómo configuremos a esas máquinas y en cómo configuremos la historia según nuestros deseos.

Colaborador: 
 
Tags

Loading


Lo Más Visto

Gerardo Torres
Hijo de un sociólogo que, de estudiar la Filosofía Política de Hegel, pasó al estudio de los Sistemas Agroalimentarios Localizados y, de...
Política
Jorge Hernández Tinajero
México, 1970. Politólogo e internacionalista por la FCPyS de la UNAM. Especialista en temas de drogas, actualmente es Presidente de CuPIHD...
Opinión
Esteban Tovar
Licenciado en Ciencia Política por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), con un curso en Impuestos Prediales y Patrimoniales...
Política
Mike Gomez
To be honest, there is nothing really special about what I do. I carry around a Flip camera with me everywhere I go, and if I find...
Films
Juan Pablo Hernández
Juan Pablo H. Gázquez nació en el Distrito Federal el 25 de Junio de 1974. Ha ilustrado los libros Alguien en la ventana, (Fondo de Cultura...
Arte
Zig Zag Birds
With one foot in the sun-soaked Sixties, and the other in the do-it-yourself YouTube generation, Zig Zag Birds began as an experiment and...
Music
Literal
Literal, voces latinoamericanas,— ganadora de 2 premios CELJ y tres Lone Star—, tiene un doble propósito: ser un foro donde confluyan las...
Literatura
Emilio Toledo
Emilio Toledo, México, 1988 Estudió literatura en la SOGEM, en la ciudad de México, actualmente estudia artes audiovisuales en el CAAV, en...
Literatura
Ghi Sandro Arreola Rodríguez
Director del Instituto de Alternativas para Jóvenes de Tlajomulco de Zúñiga. Egresado de Estudios Políticos y de Gobierno, especialidad en...
Opinión
János Ludmány
My name is János Ludmány, i was born in Hungary in 1986. I have been playing the piano sience age of 7. Forusmach both of my parents...
Music
Eynel Pilatowsky Cameo
Licenciada en Ciencias Políticas, colaboradora de este proyecto con la creencia certera de que existe como un espacio de convergencia de...
Opinión, Política

Relacionados

1
Literatura
2
Literatura
3
Literatura
5
Ciencia