Renovación democrática

renovaciondem

La ruptura entre ciudadanía y régimen puede llegar a resquebrajar y refundar el orden político. En los siglos XX y XXI, en México, esta ruptura se ha hecho notoria -y ha tenido efectos contundentes- en 1910, 1968, 1988, 1994, 2000 y 2014, año de la desaparición forzada de 43 estudiantes de Ayotzinapa. La falta de justicia, verdad y reparación para las víctimas en un caso donde se combinaron fuerzas de la delincuencia con fuerzas del Estado en una operación siniestra, ha sido calificada por el juez Baltasar Garzón como una "vergüenza para la humanidad" y ha causado repudio en México como en el resto del mundo. Esto, sumado a escándalos de corrupción de funcionarios del más alto nivel y otras lesiones graves a los derechos humanos como las masacres de Tlatlaya y Apatzingán a manos de policías y militares, generó que los índices de popularidad de las instituciones públicas descendieran a niveles históricos. Las elecciones políticas de 2015 dieron prueba de este quiebre; con las rendijas de candidaturas independientes, proyectos alternativos y voto nulo, sectores amplios de la ciudadanía reclamaron nuevas formas de gobierno y de hacer política, en clara oposición a las establecidas.

 
La imaginación ciudadana al poder

 

Escribe José Ramón Cossío en Bosquejos constitucionales: “La ciudadanización de la política o, si se quiere, del acontecer público, fue de enorme importancia, en tanto que, primero, permitió construir un discurso alternativo a aquél que desde el Estado se imponía de manera hegemónica y, segundo, permitió el acceso al poder de individuos que no guardaban relación alguna con el poder político priísta”. Se puede decir ahora que el discurso de la ciudadanización puede permitir también el acceso al poder a individuos y proyectos sin relación alguna con el poder político partidista (además de otros intereses), no sólo priísta ya. Continúa Cossío: “Al comenzar a hablarse de ciudadanía, se logró separar entre la forma cotidiana y hegemónica de ejercicio del poder, a efecto de identificar y reconstituir a un titular del poder que, en tanto originario, no podía guardarse una relación permanente (sino meramente circunstancial) con las formas políticas. Al volver a hablarse de ciudadano, y al suponerlo titular del ejercicio político, se estaba en posibilidad de distinguirlo de las modalidades históricas por la que atravesaba el país y, como consecuencia de ello, dar sentido a una serie de reivindicaciones específicas (…) Preservar determinados ámbitos de decisión para la ciudadanía, es una forma de ejercer de nueva cuenta ese tipo de discurso. La segunda vertiente del proceso democrático, tiene que ver con la instauración de la democracia sustantiva”. 

Las rupturas sociales, cuanto más profundas, más tardan en fraguarse y volverse visibles. Pero, una vez se producen, conllevan el cambio inevitable. Desde años previos a 1910, ciudadanos deliberaban ya que el régimen de Porfirio Díaz no daba más de sí, y su terquedad por continuar en el poder era un signo obsoleto de las monarquías, no de los nuevos tiempos. La democracia era entonces, como hoy, el concepto clave para reclamar y refundar el orden de las fuerzas políticas y sociales en el país. Por eso el reclamo de no-reelección que enarboló Madero capitalizó los ánimos sociales y lanzó una revolución que tardaría siete años en traducirse como proceso constituyente y veinte años en cristalizarse como Gobierno (sin duda, el sexenio

presidencial de mayor calado democrático y popularidad que se recuerde, el de Lázaro Cárdenas, es el reflejo más nítido de los ideales revolucionarios y constitucionales).

 

Suele decirse que “la democracia es el menos malo de los sistemas políticos”. Sin duda, la democracia es, históricamente, el esfuerzo más exitoso para evitar la perpetuidad de un solo individuo o grupo en el poder. Pero, una vez se ha asentado en la mayor parte de los países, la democracia exige profundidad, matices, mejoras. Ha nacido, como cualquier invento humano, con margen de error; además, tratándose de un experimento social, su desarrollo tiene tantas variantes como pueblos, idiosincrasias y circunstancias impredecibles suceden en las geografías humanas.

 

Uno de los problemas de la democracia, como ha señalado Juan Carlos Monedero, es el problema de la representación: “La condición representativa del Estado deja fuera al conjunto de la sociedad (…) Es extremadamente fácil que las reuniones con los representantes de la economía, de otros países, del Vaticano, de las grandes empresas, de otros partidos, no te deje tiempo para reunirte con esa mayoría popular que es supuestamente para quien estás gobernando”. En Curso urgente de política para gente decenteescribe: “Estamos ante una crisis integral de las democracias liberales representativas, incapaces de incluir a la mayoría de la población”. Y cita a Antonio Gramsci: “Si la clase dominante ha perdido el consentimiento, o sea, ya no es ‘dirigente’, sino sólo ‘dominante’, detentadora de la mera fuerza coactiva, ello significa que las grandes masas se han desprendido de las ideologías tradicionales, no creen ya en aquello en lo cual antes creían, etc. La crisis consiste precisamente en que muere lo viejo sin que pueda nacer lo nuevo...”.

 

Precisamente en esta dimensión se abre, como una grieta, la ruptura entre ciudadanía y los políticos que, en teoría, les representan. Además de las limitaciones intrínsecas en el modelo de democracia representativa, la distancia entre representantes y representados se ahonda cuando los primeros incurren en casos de corrupción o se enriquecen inexplicablemente, además de mostrarse incompetentes a la hora de gobernar. Cuando la ley se defrauda o es producto de la tiranía o la injusticia, la impunidad y la falta de límites corroen los cimientos cívicos. Cuando no se sancionan los delitos pero además son funcionarios públicos quienes los cometen, entonces la ciudadanía se opone o se recluye, pero en cualquier caso el régimen pierde credibilidad y sustancia democrática. 

Modelos democráticosen construcción

 

Las elecciones son el ejercicio natural de la democracia, pero, a menudo, cuando la democracia se dedica exclusivamente a mejorar sus procesos para sufragar, se olvida que la democracia es mucho más amplia que el sólo hecho de convocar a la ciudadanía a una votación. De entrada, como señala Giovanni Sartori, "la democracia electoral no decide las cuestiones, sino que decide quién decidirá las cuestiones" (La democracia en 30 lecciones). Aunque son el método más fiable y transparente para elegir a quienes tomarán los mandos institucionales y el poder público, las elecciones consisten en un proceso de exclusión: la ciudadanía elige entre opciones que le imponen, y no necesariamente una de esas opciones le atrae. Se ha demostrado que la gran

mayoría de las personas que se abstienen de votar lo hacen porque no sienten simpatía por ningún candidato o partido que se presenta. Es decir, si hubiera una opción que les convenciera irían a votar. También se expresan en este sentido –aunque con mayor peso político- quienes van a las urnas pero anulan sus votos.

 

La democracia se profundiza con la democracia participativa o sustantiva, más allá de la representativa. "En la democracia como participación -escribe Sartori- la idea es que existe un ciudadano participante que decide él mismo también las cuestiones (en vez de delegar en los representantes). ¿Es posible? O mejor dicho, ¿hasta qué punto es posible?". Si bien las sociedades no han inventado aún los mejores modelos para hacer efectiva esta forma de organizarse, hay esfuerzos que producen no sólo avances sino nuevas posibilidades para enfocar el problema: las cooperativas (donde no hay un centro que represente a los márgenes sino un poder que se ejerce horizontalmente), la revocación de mandato (para cuando el representante deja de representar a la ciudadanía), los consejos de gobierno colectivo (como el gobierno purépecha en Cherán, integrado no por un gobernante sino por una docena que se reúne para deliberar, analizar y decidir en conjunto; esta dinámica reduce aún más el poder concentrado en una sola persona y echa mano del trabajo colectivo), presupuestos ciudadanos (donde la ciudadanía decide qué obras quiere que el Gobierno realice con sus impuestos), consultas populares (para que, en determinados temas de relevancia pública, la ciudadanía tome la decisión que considere apropiada), la segunda vuelta electoral (para que el gobierno elegido llegue con el mayor número de votos y, por lo tanto, mayor legitimidad).

 

También las candidaturas independientes o los proyectos políticos que trascienden los partidos para buscar mayor vínculo con la ciudadanía son fórmulas democráticas novedosas que estimulan la participación cívica (donde la ciudadanía ya no sólo decide quién la va a representar sino los mismos ciudadanos, sin militancia en un partido o incluso sin profesión política, aspiran y ejercen el poder). Están pendientes la democratización de los medios de comunicación, del poder judicial, de la economía, y también de dinámicas empresariales, pues los modelos democráticos –el derecho a decidir de las personas que conforman una sociedad humana sobre asuntos que le afectan- trascienden la esfera de lo público.

 

La democracia se renueva en el ejercicio de las libertades y los derechos, el pensamiento crítico, las manifestaciones y asambleas, la conversación pública, las multitudes diversas más allá de las hegemonías. A diferencia del fascismo, donde las personas son herramientas prescindibles que engranan para aceitar un sistema que funciona para sí y forma individuos incapaces de contravenir el peso del poder, que es avasallador, en la invención democrática la ciudadanía es el sujeto y centro de toda forma de poder y organización. Por ello el Constituyente de Querétaro de 1916-1917, obligado a constituir la primera renovación democrática y la primera gran crisis de legitimidad del régimen político en México en el siglo XX, redactó que la “soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. El pueblo tiene en todo momento el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno” (Artículo 39). Del mismo modo, el discurso y ejercicio de los derechos humanos va en un sentido democrático donde el ciudadano es irreductible, y por ello

toda autoridad está obligada a respetar y proteger sus garantías individuales en cualquier situación. 

 

Apuntes específicos sobre las elecciones de 2015 en México

 

- El voto nulo (4.9%) en el Congreso de Diputados Federales supera a los partidos PT, Nueva Alianza, Humanista y ES.

- En Guadalajara gana Enrique Alfaro, quien introdujo en México por primera vez la revocación de mandato. Obtiene la victoria con 51% de los votos. Además, su proyecto obtiene el triunfo en otros 23 municipios de Jalisco y en 9 escaños del Congreso local.

- En Nuevo León y en Morelia ganan candidaturas independientes. El del Bronco se vuelve un episodio no sólo político sino mediático. También ganó Clouthier como independiente en el Congreso Federal y el estudiante Kumamoto en el Congreso de Jalisco. Una encuesta realizada por El Informador en esa región, demuestra que la ciudadanía considera el triunfo de este candidato independiente (32%) como “lo más destacable del resultado electoral”. Le siguen “el triunfo de Alfaro y Movimiento Ciudadano” (30.8%), la derrota del PRI (22.5%), la participación ciudadana (7.9%) y la alternancia (5.9%). (La llegada al poder de candidatos independientes también ocurrió en España; en Madrid y Barcelona, donde gobierna ahora Ada Colau, que se dio a conocer por organizar manifestaciones contra los desahucios).

- En Yurécuaro, Michoacán, gana Morena, que postuló a Enrique Hernández, autodefensa, asesinado en una plaza pública durante la campaña. Con él fueron 16 candidatos asesinados durante las campañas electorales.

- El PRD descalabra en Guerrero y D.F., donde asciende Morena. 

- El boicot electoral: no sólo fue en Tixtla, Guerrero, por el reclamo de la desaparición de 43 estudiantes y el homicidio de otros más; también ocurrió en Michoacán: indígenas bloquearon accesos y evitaron instalación de casillas, amparados en la Constitución y su derecho a la libre determinación y autonomía. Democracia es cuando las instituciones son herramientas en beneficio de las personas. Pero cuando las personas son socavadas en sus derechos fundamentales por las instituciones o por la omisión de estas, boicotear una elección es un mínimo clamor de justicia.- La labor voluntaria de ciudadanos elegidos por sorteo que atienden a la población el día de la elección es quizá la fase del proceso más encomiable. 

Colaborador: 
 
Tags

Loading


Lo Más Visto

Paula de Maupas
Paula de Maupas (Ciudad de México, 1977) es arquitecta y urbanista por el Instituto de Urbanismo de París, donde realizó un posgrado en...
Arquitectura
Emilio Lezama
Politólogo por la UNAM, con un certificado del Programme International del Institute d'Etudes Politiques de Paris. Actualmente es director...
Literatura, Música, Política
Raphael Clarkson
My name is Raphael Clarkson - I am from London, and studied music at York University. I am currently studying for an MPHIL in Musicology...
Music
Micaela Agostini
Micaela Agostini nació en la ciudad de La Plata y a los siete años se mudó a la ciudad de Mercedes (provincia de Buenos Aires). Allí, bajo...
Literatura
Ahim Horvath-Kisromay
Student of violin at the Mozarteum University in Salzburg under Professor Lukas Hagen, Ahim Horvath-Kisromay is one of the most promising...
Música
Jerónimo Mohar Volkow
Co fundador y editor de la revista literaria Buu del Tomás Moro Presidente de la sociedad de alumnos del Tomás Moro Licenciatura de...
Literatura
Richard Guerra
Rich Guerra is a poet, journalist, cellist, and Editor-in-Chief of LostinSound.org-an online Electronic Music publication. He is currently...
literature
Pedro David Llanos Vázquez
Egresado de Relaciones Internacionales del ITAM. Ex-miembro del Consejo Editorial de Opción. Ex-colaborador de México en el Mundo. El...
Literatura
Andrada Lautaru
Escribir es mi forma de expresar todas las cosas que no puedo justificar con el decir o el mirar. Estudié periodismo por 3 años en Rumanía...
Opinión
Iván Salinas
Iván Salinas (Ciudad de México, 1977). Reside en Francia, donde realiza actualmente un doctorado en Literatura Comparada en la Universidad...
Opinión
Eynel Pilatowsky Cameo
Licenciada en Ciencias Políticas, colaboradora de este proyecto con la creencia certera de que existe como un espacio de convergencia de...
Opinión, Política
Guillermo Matthews
FOTOGRAFIA, VIDEO, DISEÑO: Eventos sociales, empresas, congresos, logotipos, edición de audio y video, retoque de fotografías. EJ....
Fotografia

Relacionados

1
Literatura
2
Literatura
3
Literatura
5
Ciencia